El entorno sonoro Entorno acústico, sonido y ruido


Novedades

Actualmente ya nadie pone en duda que uno de los principales problemas ambientales en nuestras ciudades es el exceso de ruido, es decir, la contaminación acústica. La mayor parte de nuestras ciudades se sitúan en unos niveles muy superiores a los que recomienda la Organización Mundial de la Salud

Actualmente ya nadie pone en duda que uno de los principales problemas ambientales en nuestras ciudades es el exceso de ruido, es decir, la contaminación acústica. La mayor parte de nuestras ciudades se sitúan en unos niveles muy superiores a los que recomienda la Organización Mundial de la Salud, y las estrategias para luchar contra este fenómeno son cada vez más complejas y difíciles pues el ruido es a la vez uno de los síntomas y de las consecuencias del proceso de urbanización que experimenta nuestro mundo. Desde que en 1972 la Conferencia para el Medio Ambiente de Estocolmo lo definió como contaminante, el ruido se ha convertido en la variable ambiental más perniciosa desde el punto de vista psicológico -y también de las más importantes desde el punto de vista fisiológico- para las personas. Quizás sea por ello que, en el estudio del estrés ambiental desde la Psicología Ambiental, el ruido haya sido el protagonista de buena parte de la literatura psicoambiental.

El ruido es un fenómeno que ha acompañado a la actividad humana desde siempre. Sabemos, por ejemplo, que ya en la época romana existían normativas que regulaban la circulación de los carruajes durante las horas de descanso. A pesar de ello, como hemos visto, no es hasta 1972 en la Conferencia de Estocolmo reconoce oficialmente la contaminación acústica, y sólo a finales del siglo XX hemos asistido a las primeras leyes y normativas que intentan regular efectivamente este contaminante.

Pero, ¿qué es el ruido?, ¿qué diferencia existe entre sonido y ruido?, ¿cómo afecta a la persona elevado niveles sonoros?. Estas son algunas de las principales preguntas que analizaremos en este noveno tema. Para empezar, debemos tener en cuenta que para analizar el sonido hemos de atender a parámetros físicos mientras que para analizar el ruido es necesario recurrir a parámetros psicológicos. Así, en primer lugar abordaremos el tema del sonido, posteriormente nos centraremos en el ruido y finalmente analizaremos las consecuencias del ruido y algunas medidas para su gestión.

El ruido, definido como contaminante por primera vez en la Conferencia del Medio Ambiente de Estocolmo en 1972, se ha convertido actualmente en uno de los principales problemas ambientales de los entornos urbanos.

 

Para la definición y características del sonido es necesario recurrir a parámetros físicos mientras que para analizar el ruido debe recurrirse a parámetros psicológicos.

fuente  ub.edu
  • Actualmente 0.00/5
Calificación: 0.00/5 (0 votos registrados)

Share It!