Trabajo en altura


Novedades

El trabajo en altura sigue siendo una de las principales causas de muerte y lesiones graves.

Las causas más frecuentes son las caídas de tejados, de escaleras y de superficies frágiles. 'Trabajo en altura' es aquel que se realiza en cualquier lugar donde, si no se han adoptado las precauciones necesarias, una persona puede caer desde una altura que puede provocar lesiones (una caída a través de un tejado frágil, por un foso de ascensor sin protección, por el hueco de una escalera).

Esta sección muestra cómo adoptar medidas sencillas y prácticas para reducir el riesgo de caída de los trabajadores mientras trabajan en altura.

 

Que debería hacer el empleador

El empleador debería asegurarse de que el trabajo está bien planificado, supervisado y desempeñado por personas competentes, con las competencias, los conocimientos y la experiencia necesarios. También debería utilizar los equipos adecuados para trabajar en altura.

Asimismo, debería adoptar un enfoque razonable en relación con las precauciones que sea necesario tomar. Las tareas relativamente sencillas y de bajo riesgo requieren un esfuerzo menor de planificación, y existen situaciones de bajo riesgo para las cuales el sentido común dicta que no es necesario tomar precauciones específicas.

Medidas de control

En primer lugar, el empleador debería evaluar los riesgos. Debería tomar en consideración factores como la altura a la que se realizará la tarea, la duración de la misma y la frecuencia con que se llevará a cabo, así como las condiciones en que se encuentre la superficie sobre la que se trabajará.

Antes de empezar a trabajar en altura, deberían seguirse estos sencillos pasos:

  • evitar el trabajo en altura, cuando sea razonable y factible hacerlo;
  • cuando no sea fácil evitarlo, impedir las caídas realizando la tarea desde un lugar de trabajo existente que ya sea seguro, o utilizando el equipo adecuado;
  • cuando el riesgo no pueda eliminarse, minimizar la distancia y las consecuencias de una caída, utilizando el equipo adecuado.

Para cada paso, decantarse siempre por las medidas que protegen a todas las personas de los riesgos, (protección colectiva), frente a las medidas que sólo protegen a la persona que está realizando el trabajo (protección individual).

La protección colectiva consiste en equipos que no requieren que la persona que trabaja en altura intervenga para que puedan surtir efecto. Algunos ejemplos son las barandillas, permanentes o provisionales, los elevadores de tijera y los andamios de torre.
La protección personal consiste en equipos que requieren que la persona que trabaja en altura intervenga para que puedan surtir efecto. Un ejemplo es la colocación adecuada de un arnés de seguridad y la conexión de éste, a través de una cuerda de seguridad con absorbedor de energía, a un punto de anclaje adecuado.

Qué se debe y qué no se debe hacer cuando se realizan trabajos en altura

Se debe...

  • procurar llevar a cabo tantas tareas como sea posible desde el suelo;
  • trabajar desde andamios y no desde escaleras, siempre que pueda;
  • asegurar que los trabajadores puedan subir al lugar desde donde trabajan y descender del mismo en condiciones de seguridad;
  • asegurar que el equipo es adecuado, estable y lo suficientemente sólido para la tarea que debe realizarse, y que se mantiene y revisa con regularidad;
  • tomar precauciones cuando se trabaja en superficies frágiles o cerca de ellas;
  • proporcionar protección en caso de caída de objetos;
  • asegurar que el equipo es adecuado, estable y lo suficientemente sólido para la tarea que debe realizarse, y que se mantiene y revisa con regularidad;
  • prever procedimientos de evacuación y rescate de emergencia.

No se debe...

  • sobrecargar las escaleras. Reflexione sobre los equipos o materiales que los trabajadores tienen que cargar, antes de que empiecen a trabajar en altura. Compruebe el pictograma o etiqueta de la escalera para obtener información sobre la carga máxima autorizada.
  • inclinarse demasiado cuando se encuentre subido a una escalera o una escalera de mano;
  • apoyar una escalera a una superficie frágil, como acristalamientos o canaletas plásticas;
  • utilizar escaleras o escaleras de mano para realizar tareas agotadoras o que conlleven esfuerzo físico, utilizarlas únicamente para trabajos ligeros de corta duración (de un máximo de 30 minutos seguidos);
  • permitir que una persona que no sea competente (que no cuente con las competencias, los conocimientos y la experiencia necesarios para hacer la tarea) realice trabajos en altura.
  • Actualmente 0.00/5
Calificación: 0.00/5 (0 votos registrados)

Share It!